Móvil, e-book o tableta: cómo evitar problemas en la vista

Oleh: admin_oyv
May 7, 2013

Condiciones y hábitos favorables para que la lectura en este tipo de dispositivos no perjudique nuestra vista.

 

El profesor Luis Fernández-Vega, director médico del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y presidente de la Sociedad Española de Oftalmología (SEO), ha hablado con EFE, sobre esta cuestión.

“Si el paciente está bien graduado para lejos y para cerca y no tiene enfermedades oculares, entonces tanto la lectura clásica como en dispositivos electrónicos no tiene por qué generar problemas en la vista”, afirma. “La ventaja sobre los libros tradicionales es que se puede regular el tamaño de la letra y el contraste. En los modelos de tinta electrónica debemos tener las mismas precauciones que en los de papel y los que tienen retroiluminación pueden usarse en situaciones con poca luz ambiente”.

Las condiciones y hábitos más favorables para que leer un libro electrónico no perjudique a la vista son:

· Mantener una distancia de 30 centímetros respecto al dispositivo.

· La dirección de nuestra mirada ha de ser hacia abajo, para poder levantar la mirada y ver de lejos.

· Situar la pantalla por debajo de los ojos.

· Respecto a la iluminación debe haber contraste, es decir, una buena iluminación focal (bien de la propia pantalla del e-book o con una luz auxiliar) y una iluminación ambiente tenue y débil.

Parpadear: Por muy interesante que sea el documento debemos mantener la frecuencia de parpadeo igual que cuando no leemos. Esta acción facilita la lubricación de la superficie ocular por la lágrima y evita problemas de ojos rojos, sensación de arenilla o cuerpo extraño, en definitiva, el daño de la superficie ocular.

Evitar el viento, los ambientes secos y ambientes tóxicos como el tabaco o los humos industriales.

Evitar situaciones de riesgo y falta de atención a otras actividades principales.

Escoger contraste y tamaño de la letra que más se adapte a nuestras necesidades y con el que nos encontremos más cómodos.

Emplear lubricantes oculares (lágrimas artificiales) y evitar el uso de colirios que tengan vasoconstrictores.

Acudir al oftalmólogo si hay fatiga visual, síntomas de ojo seco o cefaleas en relación con la lectura en estos dispositivos electrónicos.

Fuente: EFE

Category: OPTOMETRÍA, Portada | RSS 2.0 | Give a Comment | trackback

No Comments

Leave a Reply